4/10/11

Remienda con Amor





Al atardecer me acerqué a Ella.

Era inmensa, estaba protegida con una manto azul y aún asi pude acariciar su piel.
Mis manos en su panza me hablaron de viajes, de  idas y venidas marcadas por la luz.
Como cuando en el teatro se levantá el telón y el sol se oculta en el horizonte.
Me contó que su madre tejía redes y su padre hacía reir a los más pequeños cuando llegaba a tierra. 

Ella elijío ser de Amor. 
Amor que remienda. 


3 comentarios:

gabrielafissore dijo...

Hermoso!!!me encantaron los detalles en las fotos,la belleza de lo aparentemente frágil.Bello.

Onda Lupita dijo...

Eres tan dulce y frágil... y llevas dentro luz de alguna playa de por aquí!! Besos, gracias por la visita!!

Lourdes Carmelo Parra dijo...

Precioso!!! las fotos son muy sugerentes.
Besos