28/7/12

20/7/12

Paseando por la ciudad


Magníficamente solos, contemplando el paisaje, en nuestra casa los objetos cobran un significado más solemne, huyen de la realidad cotidiana y los ensalzamos hacia la luz.
La intimidad en el espacio está de paso, fluctúa con las miradas de los extraños.
Soñamos que no soñamos bajo el mismo techo.